¿Me conviene tener un socio? ¿Cómo elegir el socio adecuado?

Muchas veces decidimos emprender al lado de alguien que comparta nuestros objetivos y deseos de llegar a aquella meta que nos hemos trazado. A veces elegimos amigos por la misma empatía que tenemos hacia ellos, otras veces nos encontramos con personas que, creemos, tienen cosas que aportar y que, si hacemos equipo con ellos, lograremos una sinergia interesante.

Está claro que tener un compañero siempre es beneficioso, hay un verso de la biblia que reza:

Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.

Eclesiastés 4:9-12

Pero también es muy conocido por todos que, si elegimos a la persona incorrecta, lejos de ser una ayuda, puede llegar a ser una carga o un problema serio, que irá creciendo conforme pase el tiempo.

¿Cómo elegir al adecuado?

Para comenzar, recuerda que estamos hablando de negocios y si bien es cierto trabajar al lado de alguien a quien estimamos es mucho más agradable de inicio, no debemos elegir a la persona solo por nuestros lazos de amistad y buscar aquella típica historia de película de 2 amigos que triunfan. No que no pueda hacerse. Si lo logras, será algo muy bueno, pero siempre y cuando apliques a tu amigo los mismos filtros que debes aplicar a un desconocido.

  • ¿Qué competencias tiene? Realmente aportará algo a la empresa o solo será alguien a quien debes empujar.
  • ¿Es diferente a ti? Esto es muy importante ya que, por ejemplo, si uno es creativo, pero poco práctico, el otro debería ser una persona más disciplinada y pragmática para hacer el balance. Supón que eres muy dado a ayudar a todos porque te nace, y tu socio tiene la misma personalidad, acabaran quebrados antes de siquiera comenzar. Te sería mejor alguien que piense más en frío las cosas en beneficio de los intereses de la empresa.
  • ¿Está dispuesto a trabajar duro a tu lado? Tomate el tiempo de analizarlo y ver si realmente es una persona trabajadora, que cumple sus objetivos y se toma en serio todo aquello que comienza. Si ves que su vida no es un reflejo de esto probablemente no te convenga.
  • Fuera susceptibilidades. Debe ser una persona que entienda que la amistad queda pausada a la hora de estar en labores. Cada quien debe ser responsable con lo que se ha comprometido y estar abierto a recibir la presión en caso de que no esté cumpliendo, ambos necesitan ser objetivos a la hora de ver el trabajo que se está efectuando a diario.
  • Definir roles desde el inicio. Es muy común ver a socios emprendedores haciendo las mismas tareas y generando con esto desorden y baja productividad. Desde el inicio, debe estar claro cuál es la posición de cada uno y las tareas que esto implica. Escríbanlas y cíñanse a ellas, así cada uno sabrá que esperar y qué exigir del otro.
  • No dejes nada al azar. El mejor momento para ser claros es al inicio. Definan sus porcentajes y también incluso que pasaría si tuvieran que separarse; cómo se manejarían las cosas y déjenlo por escrito. Esto evitará conflictos verdaderamente grandes en el futuro.

TODO DEPENDE DE TU DECISIÓN

Si crees que has encontrado a la persona correcta y has analizado las cosas detenidamente puedes dar un paso hacia adelante con toda confianza. Un socio es una bendición si se sabe elegir, de lo contrario, puede ser un verdadero dolor de cabeza así que, abre los ojos y toma una decisión con la razón.

 

Colaboración

Luis Eduardo Huezo

Grupo la Hache