Gestión Estratégica y Big Data

Es necesario en primer momento definir a qué nos referimos cuando hablamos de Big Data. Esto es un conjunto de posibilidades tecnológicas que permiten la captura, procesamiento, análisis y visualización de datos con el fin de obtener información oportuna y veraz, pero que no podrían ser realizados con tecnología tradicional.

Tomemos como ejemplo un Balance General, pues ya fue abordado en artículos anteriores. Un gerente podría utilizar esta información, producida en forma de datos numéricos -por lo general, los más usados-, con el fin de tomar mejores decisiones para el futuro de la empresa. En una escala infinitesimalmente menor, el trabajo del administrador o de quien analice los datos en este caso, es el mismo que realizan los softwares especializados.

Es así como al utilizar una base de datos mucho más grande que un balance general, por ejemplo, el índice de ventas de una empresa en los últimos cinco años, es preciso también el uso de una herramienta capaz de realizar tales operaciones.

Con base en matemática avanzada, este conjunto de tecnologías -Big Data-, nos permite obtener información a través de datos:

  • Predicción de intención de compra: lugar, hora, estatus social del cliente, preferencias, entre otros.
  • Análisis de distintas tendencias como las ventas y la posterior generación de una predicción matemática basada en el análisis de datos pasados y actuales.
  • Facilita la posibilidad de tomar decisiones que integren de mejor forma las posibilidades del entorno empresarial.

 

Cabe recalcar que las posibilidades que brindan las tecnologías de los datos, dependen de estos mismos, es decir, de qué tipo de datos se trata. Si son datos del patrón de consumo de personas en determinada región geográfica, o con determinados ingresos, y sucede que este sector es parte de nuestros públicos/clientes meta, tenemos una mina de oro que explotar.

Por su parte las bases de datos cuestan dinero, pero como parte de la administración estratégica, invertir en ello, es una decisión que muchas empresas empiezan a tomar en la actualidad.

 

Pero… ¿y la gestión estratégica? 

El concepto de gestión estratégica significa todas aquellas acciones que se llevan a cabo desde la dirección de una organización, posterior a un análisis, formulación de estrategias y con ello, objetivos y metas a corto, mediano y largo plazo.

Es decir, la gestión estratégica es un esfuerzo integralmente constituido, bien pensado y planeado, con el fin de tomar las mejores decisiones en pro del beneficio de la empresa.

Esto puede afectar áreas monetarias, recursos humanos, expansión del negocio, entre otros. En pocas palabras, se debe tener bien claro qué se está haciendo y por qué.

 

Finalmente, para llegar a esto, una administración estratégica eficiente, es necesario tener un conocimiento amplio de la situación actual de la empresa (para eso usamos herramientas como el Balance General), y el entorno (datos), analizarlos y definir un plan estratégico, básico para llevar a cabo la gestión estratégica.

 

¿Y usted, administra estratégicamente su emprendimiento?

¿Tiene un plan de trabajo definido para el corto o mediano plazo?

¿Qué tan bien conoce su entorno? ¿Por el boca a boca? ¿Análisis de mercado? ¿Por medio del uso de Big Data?

En el próximo artículo abordaremos de forma práctica cómo trabajar en el análisis del entorno y el papel que juegan las nuevas tecnologías en él.

 

No te pierdas: ¿Qué es una Alianza Estratégica?

1 Comentario

  1. Enma de Ramos el septiembre 27, 2018 a las 9:33 pm

    Es muy bonito aprender mucho más yo como modista trato de ver cómo en las redes sociales puedo ampliar mi trabajo y a veces ayuda mucho