Finanzas empresariales. ¿Qué son y para qué sirven?

Iniciar y manejar un negocio propio no es tarea fácil. La cabeza del emprendimiento, es decir, el emprendedor, se ve ante la necesidad de atender y responder a una multitud de responsabilidades en cuanto al tiempo, la necesidad de priorizar y lidiar con una gran cantidad de tareas urgentes.

En capítulos anteriores comentamos ya una herramienta que sin duda mejorará el funcionamiento de muchos emprendimientos, hablamos del “Estado de Flujo de Efectivo”.  Si bien esta herramienta nos permite planificar nuestros gastos e ingresos de dinero, no muestra ningún indicio de planeación o de acción estratégica. Es acá donde las “Finanzas” entran en juego.

Al hablar de finanzas nos referimos a la creación de valor a partir de sus recursos, es decir, cómo el emprendedor se las arregla para producir más dinero a partir de lo que ya se tiene.  Es obvio que para esto es necesario mucho más que una previsión de los gastos e ingresos que se tendrán.

 

Por ejemplo, al realizar nuestros pronósticos de ganancias y demás, es necesario profundizar en la capacidad de planeación, lo cual incluye:

  • ¿Cómo alcanzar satisfactoriamente las ganancias previstas?
  • ¿Cómo mejorar aspectos como la difusión de productos o las ventas, con el fin de cumplir con los pronósticos?
  • ¿Se han tomado en cuenta todos los gastos a incurrir para llegar al objetivo?

Como se verá, todas estas preguntas giran en torno al factor “dinero” o “liquidez” y es sobre esto, que también las “Finanzas” se basan. Además, es posible asegurar que parte de los objetivos financieros son la minimización de riesgos al invertir en algo, reducción de los costos y la posibilidad de decidir basado en un análisis fidedigno, las prioridades financieras de la empresa, es decir, a quién se le paga, cuándo, en qué gastos se incurre, por qué, y muchas otras cuestiones.

 

Sin embargo, como siempre, queremos dejarte algo que puedas implementar en tu emprendimiento y por eso te compartimos las “Metas financieras que toda empresa debería contemplar”:


Fortaleza financiera:

Se refiere a la posibilidad de nuestra empresa de afrontar problemas o debacles que nos pongan en apuros. Un momento de escasez monetaria, problemas con licitaciones o un proyecto que salió mal; es necesario estar preparados para hacer frente a cualquier situación. Un “colchón” de dinero, cuentas por cobrar, o activos fácilmente transformables en efectivo, podrían ser una buena opción.


Estrategia financiera definida:

Una estrategia financiera se refiere a la “actitud” que nuestra empresa tomará respecto al futuro. Es decir, si necesitamos, por un lado, crecer como negocio, aumentar los ingresos, controlar los costos y generar dinero; o, por otra parte, si estamos en la posición de invertir en el crecimiento de nuestra empresa, dónde y cómo hacerlo. Todo esto es parte de la estrategia financiera y es un factor sumamente importante a tomar en cuenta.

 

Plan de negocios definido:

Esta es la primera etapa de todo emprendimiento. Sin embargo, es completamente normal que una empresa ya establecida, busque expandirse y formule un plan de negocios. Este debe ser creíble, real y tomar en cuenta especificaciones sobre la planeación como: capacidad de autosostenibilidad, desarrollo financiero a través del tiempo (proyección de ganancias), evidencia para justificar lo encontrado o tomado en cuenta dentro del plan, entre muchos otros detalles.

 

Si bien el área financiera es todo un mundo de posibilidades, poco a poco desvelaremos las más importantes de ellas para que puedas usarlas y hacer crecer tu negocio como un experto en finanzas.