Estado de Flujo de Efectivo. ¿Para qué?

Dentro de un emprendimiento se hace necesario el orden en distintas áreas del mismo. Desde tener un control total de la mercancía (en caso sea el rubro de la empresa), de los servicios prestados, cuentas por cobrar, entre otras cosas.

El activo principal de una empresa es el recurso económico, es decir el dinero, se hace necesario desarrollar una forma de controlarlo que permita a quien lo administra, conocer con detalle todos sus movimientos y las razones de este.

Para esto contamos con la herramienta del “Estado de Flujo de Efectivo”. El cual permite la documentación de ingresos (la empresa recibe dinero o activos en general) o egresos (la empresa debe pagar). Así se facilita para el emprendimiento determinar sin lugar a dudas, si sus flujos de efectivo están siendo positivos (el saldo de ingresos es mayor al de los egresos), determinando así la posibilidad de pago de nuestra organización y la efectividad de nuestros negocios para generar dinero.

Pero seguro te estas preguntando ahora que sabes para qué sirve, ¿cómo realizar un “Estado de Flujo de Efectivo”? No te preocupes, acá te ayudamos.

En primer lugar, debes determinar si de acuerdo al rubro del emprendimiento, se realizará semanal, mensual, trimestral o anual. En muchos casos se realizan todos, para llevar un mayor control. Sin embargo, eso se da en negocios en donde el inventario se mueve constantemente o las operaciones son realizadas a diario. Por ejemplo, una tienda, una venta de repuestos o un restaurante. A diferencia de una compañía de bienes raíces, que muy probablemente tendrá movimientos operativos (realizar lo que la empresa tiene como objetivo mercantil), cada mes, o serán pocos en el mes, por lo que no hace falta hacerla semanal.

En el flujo debe estimarse por adelantado todas las entradas y salidas de dinero siempre dentro del período que se trabaja. Por ejemplo, si es semanal, al inicio de la semana debemos estar conscientes de cuánto gastaremos, en qué y de dónde recibiremos ingresos monetarios.

Una vez proyectadas, estas listas se procede al momento de la verdad, en donde deberá restar a los ingresos esperados, los gastos correspondientes para el período de tiempo. Si el saldo es positivo, significa que hay un excedente de dinero. ¡Bingo! Es lo que toda empresa busca: ganancias al final de sus operaciones.

Esto implica que hasta acá las decisiones tomadas han sido buenas y dependiendo del margen de excedente, podremos analizar los flujos de efectivos y tomar decisiones. Si invertir más en un rubro que en otro, si postergar alguna cuenta por pagar para ganar liquidez al inicio del ejercicio. Existe un mundo entero de posibilidades cuando nos tomamos el tiempo de analizar y tomar decisiones bien pensadas.

 

Artículo relacionado:

¿Cómo mantener una buena liquidez en una PYME?