Contabilidad en la empresa – Usos y posibilidades

Cuando hablamos de “Contabilidad”, muchas veces lo primero que pensamos es en números, tedio, acciones repetitivas, pero necesarias. Sin embargo, al iniciar un emprendimiento y para cualquier empresa en general, es necesario tener un registro de información.

Dicho registro tiene distintos usos dependiendo del área de la empresa en que se genere. Por ejemplo, Contabilidad de costos, Contabilidad financiera, Contabilidad de seguros, entre otros.

En su forma más básica, la contabilidad se fundamenta en el “Libro Diario”, una especie de documento en el que se registran todas las transacciones de la empresa. Es decir, compras, ventas, cuentas por pagar, deudas adquiridas, absolutamente todo.  Parte de esta información servirá para declarar impuestos y demás al Ministerio de Hacienda.

Acá un ejemplo de una “partida” dentro de un libro diario.  Dicha partida no es más que la forma en la que documentamos la operación.

Pero estas entradas de información se aglomeran finalmente en un “Balance General”, que no es más que la forma de reflejar el estado de la empresa y su actividad.

Acá un link con una plantilla totalmente gratis que puedes usar:

http://info.corponet.com.mx/hubfs/Formato_de_Balance_General.xlsx?t=1525986470501

El Balance General se compone de distintos elementos. Los tres principales son:

Activos: Que pueden ser circulantes y fijos. Los primeros son aquellos derechos, bienes o créditos que se pueden transformar en efectivo en el corto plazo. Los segundos, todas aquellas posesiones “fijas”, como edificios, maquinaria, automóviles, herramientas, entre otros. Estos últimos no pueden ser transformados en efectivo con facilidad.

Pasivos: Son todas aquellas deudas y obligaciones que la empresa posee y ante las cuales debe responder con dinero en corto, mediano o largo plazo. Estos pueden ser también circulantes, fijos, pero también diferidos, que son obligaciones a cumplir fuera del tiempo estipulado por el Balance General en cuestión.

Capital: Esto se refiere a los recursos que todos los socios o participantes del emprendimiento han aportado.

 

Al final, dentro del Balance General, el monto total de Capital, debe ser igual a la suma de activos más pasivos. Así la fórmula:

Activo + Pasivo = Capital

Si bien, el Balance General nos muestra el estado de la empresa, con lo que contamos y con lo que pronto no contaremos, solo nos da una idea de nuestras posibilidades. Más allá de eso, se hace necesaria la formulación de otro documento llamado “Estado de Resultado” del que escribiremos en ocasiones posteriores y que les permitirá, evaluar si su empresa está lista para hacer una inversión de crecimiento o para fortalecer ciertas áreas.

 

No te pierdas:
La importancia de la educación financiera para emprendedores