Claves de innovación tecnológica empresarial:

Hoy en día los clientes son más exigentes en el servicio, entrega de productos y en la rapidez de comunicar los resultados, lo cual obliga a muchas empresas a utilizar la tecnología para producir, atender, tomar decisiones y responder a tiempo a cada cliente.

No se trata de adoptar cualquier tipo de tecnología, se trata de adaptarse a los objetivos, necesidades y metas de nuestros clientes para recurrir a ella, es por eso que hay ciertas claves que se pueden seguir para que la adopción y uso de sistemas de informática y de comunicaciones, valgan la pena y sea beneficiosa para la empresa, además de brindar los resultados esperados.

¿Cómo obtener mejores resultados en el menor tiempo posible y con el mínimo esfuerzo e inversión?

 

Clave 1: Identifica las necesidades

Evalúa los procesos más complejos e importantes adentro de la empresa. En toda compañía hay procesos que son los centrales para su funcionamiento y que, como todo, pueden ser realizados de una mejor forma utilizando la tecnología.

Una vez se identificados los procesos, busca la tecnología o herramientas que te ayuden a facilitarlos, pero debes de tomar en cuenta si esto podrá elevar la productividad, eficiencia, si reduce costos y ayuda a la rentabilidad para ofrecer mejores precios a tus clientes y no perder la inversión.

 

Clave 2: Tener los objetivos claros

¿Cómo ayudará la tecnología adquirida a actualizar y mejorar los productos y servicios de la empresa?

Todas las empresas, incluyendo las pymes, deben tener claro cuál es el objetivo del negocio y del uso que le darán a la tecnología a contratar. Lo mejor no es dejarse llevar por la moda. Hay que tener claras las necesidades y los objetivos a la hora de analizar las opciones de equipos de software, redes, y servicios de información y telecomunicaciones. Además, hay que mantenerse enterado a través de los medios, sobre las tendencias tecnológicas, de los pros y contras de las nuevas soluciones a nivel personal y empresarial, de manera que se le facilite la selección.

 

Clave 3: Proyectar y medir resultados

¿Aumentó la productividad, la eficiencia, la rentabilidad, y la atención de los clientes? ¿Recuperó la inversión realizada en equipos, sistemas y telecomunicaciones?

En este punto es importante anotar cuando se obtienen buenos resultados como cuando los frutos no son tan buenos, con el fin de medir si se está aprovechando la tecnología correctamente, si hubo cambios en la manera de hacer las cosas y si la cultura de la empresa evolucionó para aprovechar más la tecnología.

Dale seguimiento al uso de la tecnología en la empresa con las siguientes interrogantes: ¿facilita la atención de los clientes, sus compras y sus pagos? El enfoque deber ser hacia el cliente, como garantizar y acelerar su compra, y cómo facilitarle que pueda pagar (utilizando servicios bancarios en línea u otros sistemas como PayPal)

 

Clave 4: Definir la tecnología a invertir

Se debe elegir la tecnología que aumente la efectividad, la productividad y que simplifique la administración de la empresa, con mayor conectividad tanto cuando se está en la compañía como cuando se visitan clientes, manteniendo o incrementando la seguridad existente y el resultado del análisis de la información.

Para ello es conveniente tener una estrategia que permita decidir el presupuesto que dedicará a la inversión de la nueva tecnología. Hay que tomar en cuenta la oferta local de soluciones que puedan adaptarse de la misma forma a sus necesidades, propósitos y precios.

 

Clave 5: Eduque, capacite y cambie mentalidades:

No siempre usamos los sistemas en todo su potencial. Por eso es muy importante que al implementar una tecnología nueva en la empresa se capacite a todos los colaboradores sobre cómo usarla y aprovecharla.

También es bueno educar a los clientes en cómo aprovechar la tecnología (sitios web, celulares, transferencias bancarias, fax, etc) para comunicarse, comprar y pagar.

Recuerda que lo más importante es quitarse el temor a la evolución digital empresarial, esto puede ayudarte a ir un paso más delante de tu competencia. A partir de ahí será más sencillo que cualquier cambio pueda ser aprovechado por tu empresa y clientes.

Deja un comentario