Aprendiendo a negociar: La fórmula del ganar-ganar

Aprendiendo a negociar

Aprendiendo a negociar

Un proceso de negociación involucra diferentes actores o partes que conjuntamente logren un acuerdo que satisfaga los intereses en juego. Negociar implica aceptar ideas, intereses y opiniones diferentes, buscando el mejor resultado posible, de tal modo que las partes involucradas terminen la negociación sintiendo que sus necesidades fueron atendidas y que el acuerdo final es la suma de las contribuciones individuales de cada actor.

La negociación es una herramienta muy poderosa para dirigir y liderar, lo que implica que se destine un tiempo importante para mejorar las habilidades de cada emprendedor. Existen elementos importantes en el proceso del pensamiento estratégico dentro del ámbito de la negociación en el que el individuo debe actuar viendo oportunidades y esto se vuelve un arte y una ciencia a la vez.

Recomendaciones para ser un buen negociador 

Practicar el arte de negociar en tu emprendimiento, es muy importante para fomentar negocios que te generen valor con tus clientes, proveedores, inversionistas, entre otros. Por ello, a continuación te describimos algunas recomendaciones para que tengas en cuenta al momento de realizar negociaciones:

  1. Procura contar con toda la información relacionada al conflicto, dicha información debe ser objetiva y permite que tus interlocutores también cuenten con ella.
  2. Evita iniciar con juicios o posturas radicales, intenta crear una atmósfera cómoda donde tus proveedores, clientes u otros puedan expresar sus intenciones abiertamente.
  3. Genera empatía con tus interlocutores, ponte en sus zapatos y acepta aquellas ideas que representen un bien común. Rechaza aquellas que solo generan bien para una de las partes.
  4. Busca despejar tus dudas hasta que tengas claras todas las posturas, practica la escucha activa para contar con la mayor información posible.
  5. Busca contar con actitudes generadoras de confianza en relación al otro negociador, tales como escuchar, mirar a los ojos, entre otros.
  6. Evitar «presionar» al otro negociador; aun cuando sepas que tus argumentos son más objetivos.
  7. Cada persona tiene su estilo de negociación, recuerda esas diferencias y busca presentar tus ideas de una forma clara.
  8. Procure siempre mirar al otro negociador por los aspectos positivos, y no por los negativos.

 

Recuerda que negociar es un arte, por lo que cada día debes mejorar tu habilidad buscando establecer relaciones a largo plazo que fortalezcan tu emprendimiento.

Si te gustó el contenido y deseas recibir información adicional, síguenos en nuestros Facebook, suscríbete a nuestro newsletter y comenta debajo de este post.